shopify analytics

Daína Chaviano (Autor)

Entrevistas

Compartir

No más zombies, dictadores ni catástrofes: esta escritora imagina la Cuba que nadie adivina

Autor: Sarah Moreno

Fuente: El Nuevo Herald

Si alguien era un lector en La Habana de los 1980 es difícil que no haya tenido en sus manos un ejemplar de Los mundos que amo (Ediciones Unión, 1980). Con esta ópera prima, Chaviano consiguió apartar a sus lectores de una existencia uniforme en la isla y buscó la belleza, que definió en La isla de los amores infinitos como “un golpe que paraliza (...) la certeza de hallarse frente a un hecho que, pese a su aparente temporalidad, va a trascendernos”.

Cuidando el estilo y los detalles históricos, a Chaviano le tomó una década escribir su nueva novela, Los hijos de la Diosa Huracán, demora que atribuye a la complejidad del tema.

“Desde mi novela anterior hasta esta, siento que ha transcurrido toda una vida. Cada libro nuevo conlleva un aprendizaje. Es un desgaste emocional que no puedes evitar si respetas tu oficio. Uno intenta hilar cada vez con mayor cuidado, exigiéndose más y más”.

La novela contiene dos historias paralelas que transcurren en épocas diferentes: una, en la Cuba de hace cinco siglos, cuando se producen los primeros contactos entre taínos y españoles; la otra, un thriller que se desarrolla en un futuro cercano.

“Tanto la trama criminal como la reconstrucción de la sociedad taína, con sus costumbres, sus códigos sociales y sus características espirituales, requirió de una exhaustiva investigación que me llevó a buscar especialistas en documentos antiguos, visitar museos, entrevistarme con detectives, estudiar la morfología del idioma taíno, explorar el panteón de dioses indocubanos, localizar vestigios de ceremonias indígenas”, cuenta.

En este proceso, la intriga y la historia se van tejiendo para imaginar una Cuba en el futuro con varios partidos políticos, en la que temas como la ecología son clave en las propuestas democráticas. Al mismo tiempo, el flujo y los viajes entre Miami y la isla se desarrollan en una total normalidad que se ve interrumpida por un asesinato, el que por cierto investiga un policía cubano que arribó hace pocos años a la ciudad.

¿Cómo es la Cuba literaria que imaginas y en qué sentido crees que diferirá de la realidad?

Estamos saturados de distopías. No hay más que ver las series y filmes que proliferan sobre cataclismos provocados por zombies, sociedades atrapadas en dictaduras o futuras catástrofes globales. Personalmente me agotan las distopías. ¿Para qué crear más desaliento, si ya estamos viviendo en un mundo así? Lo peor es que, con esas imágenes, estamos reforzando la idea de que ese futuro es inevitable; y si seguimos atrapados en ellas, esperando lo peor, eso es lo que tendremos. Cuba no escapa a esa tendencia. No conozco un libro o película donde se visualice una salida a la hecatombe que llevamos viviendo seis décadas. Mi novela propone otra posibilidad... (Texto completo en PDF).